Hormigón Poroso

El hormigón poroso es un tipo de pavimento compuesto por cemento, arena fina y piedra gruesa. Su uso en la construcción proviene de hace más de 50 años. También, se le conoce como hormigón permeable o drenante. Los materiales con los que está hecho permiten absorber líquidos.

El hormigón poroso es áspero. Su parte superficial contiene diminutos orificios. Cuando se coloca, se debe agregar varias capas para que pueda cumplir su función absorbente.

Este tipo de hormigón es frecuente en el asfaltado de estacionamientos, invernaderos, calles de poco tránsito, interiores de urbanizaciones, canchas multifuncionales, patios, entradas de las residencias y casas. En algunos casos es utilizado en las paredes como decoración.

Es menos pesado que los hormigones convencionales, ya que es poroso. Es recomendable colocarlos en carreteras donde el tránsito vehicular sea menor. Su durabilidad es mayor.

El hormigón poroso se aplica después de colocar una capa de pavimento. Así, se garantiza una mayor resistencia y durabilidad.

Existen varios tipos de hormigón poroso, que permiten crear pavimentos en vías públicas o espacios privados, por un bajo costo.

Aplicación del hormigón poroso

En el terreno donde se va a aplicar el hormigón poroso, debe tener las primeras capas de pavimento. De esta forma, el hormigón queda en la superficie y así podrá absorber el agua. Es necesario realizar una prueba de carga en el pavimento que garantice su resistencia.

Después de preparar el terreno, se aplica la mezcla hasta cubrir todo el espacio. Para esto, es necesario contar con un clima favorable, ya que si la mezcla está expuesta a la lluvia, se puede deteriorar. De igual forma, el terreno tiene que estar libre de material orgánico, desperdicios, filtraciones o grietas.

Posteriormente, se procede a la compactación y el acabado del hormigón poroso. Esto se realiza con un rodillo, que es la herramienta que va a garantizar uniformidad. Finalmente, se procede al curado. Se cubre la superficie con un plástico grueso y de color claro. Se deja por un tiempo mínimo de 7 días.

Ventajas

El hormigón poroso es ideal para los estacionamientos, ya que el material poroso ayuda a disminuir el ruido de los vehículos cuando están transitando.

Es uno de los elementos más fácil de aplicar. Su tiempo de endurecimiento también es rápido, lo que permite agilizar el tiempo de entrega.

El hormigón poroso es pro-medio ambiente.

Después de haber sido incorporado el primer manto de hormigón, se puede aplicar otro tipo de material de construcción, lo que proporciona amplitud en la decoración.

El hormigón poroso permite la recolección de agua de lluvia para su posterior purificación. Por lo tanto, reduce considerablemente la necesidad de instalar algún sistema de drenaje para las aguas pluviales.

El costo para colocar el hormigón poroso es bajo, por tanto es posible cubrir una mayor extensión de terreno.

Su mantenimiento también es económico.

El hormigón poroso es recomendable en ambientes húmedos. Debido a que es un material que evita la acumulación de agua en la superficie. Esto impide accidentes provocados por el deslizamiento de vehículos o de personas.

El hormigón poroso requiere de un manejo especial, tanto del material como de sus herramientas. Es por eso que se recomienda tener un personal capacitado y con experiencia en el manejo de la mezcla.

El conocimiento y la práctica de los implementos para preparar la mezcla de hormigón poroso, garantiza la culminación del proyecto de forma rápida y segura. Las herramientas deben permanecer en buen estado para garantizar el éxito del trabajo.

Inicio del uso del hormigón poroso

La primera vez que se utilizó el hormigón poroso fue en la década de los 50. En ese momento, se realizaba una mezcla de grava gruesa y cemento para la construcción de las casas. A partir de esa fecha, no se tienen más registros oficiales de la aplicación del hormigón poroso hasta 70 años después. Sin embargo, no se descarta su uso en la construcción.

En la década de los años 50 y 60 se comenzó a hablar nuevamente de la utilización del hormigón poroso en el levantamiento de viviendas. También, se empleaba como material acompañante en algunas edificaciones de altura que exigían características drenantes.

Posteriormente, en los años 70, el uso de hormigón poroso comenzó a extenderse en otros países. En Japón, debido al amplio crecimiento de urbanizaciones, empezó a utilizarse hormigón poroso en la construcción debido a sus ventajas y características.

Durante los años 80, el contexto social- político en España, le dio ventaja al uso del hormigón poroso. Esta época se caracterizó por el cuidado medioambiental y mejoramiento de la calidad de vida en el ámbito urbano. Se buscaban superficies drenantes y más seguras, así como la optimización superficial y estética de los pavimentos.  

En Francia, el hormigón poroso fue exigido como material de construcción. Para el año 1990, ya se habían cubierto millones de metros cuadrados de este material de construcción. Existe un proyecto de investigación orientado a la fabricación de obras de estructura porosa.

Colombia, presenta un gran interés por parte de las principales compañías productoras de materiales de construcción, para crear hormigón poroso e introducirlo en el mercado.

Actualmente, España es uno de los principales países de producción y desarrollo de hormigón poroso. En Argentina y en Estados Unidos, se utiliza el hormigón poroso en pavimentos de uso peatonal y de bajo tráfico vehicular.

Los territorios mencionados, tienen la experiencia de realizar pavimentos con hormigón poroso. El uso de este material, ha permitido el desarrollo de manuales de diseño.

Edificaciones construidas con hormigón poroso

Desde tiempos antiguos, el hombre ha creado construcciones con materiales como la piedra, arena, áridos y agregados. A continuación, se nombran algunas edificaciones que se han mantenido con el pasar de los años y que en su levantamiento, se le agregaron hormigón poroso:

Torre de Hércules

Es el único faro de la antigüedad grecorromana. Se construyó a finales del siglo I y comienzo del siglo II. Mantiene gran parte de su aspecto y la misma función para la que fue edificado. Los materiales que se emplearon inicialmente fueron roca madre granítica, hormigón poroso, hormigón mezclado con cal, granito y otras rocas de la zona.

Los romanos realizaban sus obras arquitectónicas con los componentes más adecuados y accesibles.

La función del Faro de Hércules era como la de otros faros. Se trataba de una edificación que vigilaba la entrada de A-Coruña. Con el pasar de los años, se le ha realizado una serie de modificaciones y reestructuraciones, tratando de conservar la estética inicial.

En 2009, La Unesco declaró al Faro de Hércules, Patrimonio de la Humanidad. De su primitivo aspecto, hoy en día se conserva su interior revestido por un recubrimiento arquitectónico realizado a finales del siglo XVIII.

Panteón de Roma

Tiene aproximadamente 2.000 años de antigüedad. Fue mandado a construir por Marco Vispano Agripa, la mano derecha del emperador Augusto. Se elaboró entre los años 118-125 D.C. También, se le conoce como Panteón de Agripa.

Tanto la cúpula como la rotonda del Panteón de Roma, se fabricaron con hormigón romano de gran calidad. Estas estructuras descansan sobre un anillo de hormigón poroso, cemento compacto y piedra travertina de 4.5 metros de profundidad. A su vez, se asienta sobre una base gruesa de arcilla.

Poli House

Aunque esta estructura no es tan antigua como las anteriores, también es necesario mencionarla. Fue construida en el año 2005 en la localidad de Coliumo en Chile. Estuvo a cargo del arquitecto Pezo Von Ellrichshausen.

Se trata de una casa famosa con estructura cúbica. Se caracteriza por tener un aspecto áspero derivado del hormigón poroso y de la madera con la que fue construida. Los rastros de los moldes de madera del hormigón con que se fabricó, dan la sensación de una cabaña inusual.

Importancia del hormigón poroso

La historia refleja que el hormigón poroso ha sido utilizado por antiguas civilizaciones. Acompañado de otros materiales, ha servido de base en construcciones. Sus características, les proporcionan a las edificaciones resistencia e impermeabilidad.

El hormigón poroso tiene una vida útil entre 20 y 40 años. Es un material atractivo para la pavimentación de viviendas, zonas residenciales, carreteras y ciudades enteras. En la actualidad el hormigón poroso es una alternativa de solución frente a problemas como inundaciones, agotamientos de mantos acuíferos y escasez de agua.

A su vez, este material brinda ventajas adicionales como la absorción de la emisión de ruidos provenientes de vehículos, reducción de los efectos del agua de lluvia sobre la construcción. Además, es importante señalar que su uso disminuye accidentes de tránsito.

Hormigón Poroso

Post navigation


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *